AHORA

Marcos Caparrós posee unas dotes de rebeldía natural que le han llevado a moverse, a buscar y a encontrarse finalmente en diferentes superficies de la vida. Decidido a mostrarse a través del arte principalmente, ha dedicado los últimos 25 años a expresar sus anhelos más profundos. Con su obra, nos invita a través de los mundos artísticos que en los últimos años está experimentando, y nos brinda la oportunidad de asistir a su complejo y mágico proceso creativo.

Marco tuvo una experiencia de muerte en el año 2004 y tras explorar en solitario México y Guatemala, una nueva vida renació en él, encontrándose a sí mismo.

Su conexión a nivel espiritual le ha llevado a tener multitud de increíbles experiencias místicas y a canalizar información de su interior accediendo allá donde se encuentra la vasta y sutil biblioteca del pensamiento universal. Desde aquí, surge la mayor parte del trabajo artístico que está realizando en los últimos años, cuyos códigos de representación son totalmente originales.

“Todo el trabajo es una co-creación entre el artista y su esencia. En el dibujo, la información que en él se expresa, solo tiene que ver con la memoria a la que puedes acceder en la conexión con tu ser superior. No tiene nada que ver con lo aprendido en la tierra en este cuerpo humano en la relación tiempo-espacio. Es la impecabilidad del virtuosismo más allá de la técnica. Es la perfección de la co-creación directa en el instante presente desde el no tiempo. Puro gozo y certeza”.

Marco canaliza pinturas de un mundo que representa la esencia de lo que realmente somos. No es simplemente pintura o dibujos sobre tela o papel, es un complejo organismo con diferentes niveles de interpretación que producen beneficiosos efectos a nivel físico intelectual e intuitivo. Son piezas sobre las que personaliza y sintetiza cierta información del aura y del cuerpo físico, mental, emocional y espiritual.

Su condición natural es la de un artista puro y libre. Su obra, cualquiera que sea, emite y trasmite una vibración de paz sanadora a quien lo contempla.